SANTO DOMINGO.-El obispo de la diócesis de Baní, monseñor Víctor Masalles, calificó este sábado de indignante que un oficial de la Policía Nacional se disfrazara de sacerdote, durante una operación contra un secuestrador en Cotuí.

“Policía se viste de sacerdote y mata a secuestrador que pidió hablar con un cura. Es indignante que una institución con desprestigio se aproveche de la imagen de otra para empañarla. El delincuente está vez confió en el cura. ¿Y en la próxima?”, expresó Masalles a través de la red social Twitter.

El muerto respondía al nombre de José Antonio Reyes Uyola (El Gordo), quien penetró a una vivienda al azar tras ser perseguido por la Policía, y ya dentro usó de rehenes a un niño de poco más de un año y a su madre.

A partir de ahí inició una negociación en la que el secuestrador, acusado de cometer un asesinato que él negaba de forma insistente, pidió la presencia de un sacerdote y de una periodista, tras lo cual ingresa una reportera local y el “cura” que luego resulta ser un oficial de policía encubierto, quien le realiza el disparo mortal a la cabeza, para terminar el momento de tensión  de una manera trágica e impactante.

Varios sacerdotes consultados reaccionaron airados y descargaron fuertes críticas y encono contra la acción cometida este viernes por la Policía Nacional, que le puso ropa de cura a uno de sus oficiales para mediar y luego ejecutar de un disparo en la frente a un secuestrador, en un hecho ocurrido en el municipio Cotuí, provincia Sánchez Ramírez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here