La Policía investiga la muerte de un segundo teniente de la Policía se habría quitado la vida de un disparo en la cabeza porque supuestamente no fue ascendido tras tener siete años en el rango. El hecho ocurrió ayer en el sector Las Enfermeras, de Los Minas.

El informe de la uniformada refiere que el oficial Bernardo Alberto Paredes, de 53 años, residente en la calle Gabriela Morillo número 27 del referido sector, utilizó su arma de reglamento, una la pistola Carandai calibre 9 milímetros.

Según datos obtenidos en la Policía, Paredes le había confesado a familiares y amigos mientras jugaban dominós que estaba triste porque no había sido promovido de rango, ya que tenía siete años como teniente.

Agrega que luego de dicha conversación, el hoy occiso penetró a la residencia para vestirse con su uniforme y luego se escucharon dos detonaciones, encontrándolo tendido en el suelo del segundo piso de su residencia, con el arma en su mano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here