El parque Julián Javier fue testigo el domingo de las dos velocidades a la que juegan los equipos del norte en esta pelota otoño invernal.

Un pitcheo colectivo aguilucho dejó en cinco inofensivos hits a los bates nordestanos y se combinó con el bate oportuno de Rangel Ravelo para la victoria 3-0 de las Águilas sobre los Gigantes.

Un resultado que pone a jugar a los amarillos por encima de .500 con 17-16 en medio de una racha de cinco victorias y a la vez sacar más ventaja en la zona de clasificación.

En cambio, los francomacorisanos (15-19) cayeron por séptima vez en el curso, en la peor racha del club en todo el curso.

El panameño Edmundo Sosa se fue de 5-2, con una anotada, y el cubano Ravelo de 3-2, con dos producidas.

Logan Darnell abrió por los amarillos y trabajó tres entradas de un hit. Félix Fermín envió en el cuarto a Joán Báez (2-1), que tiró dos entradas. Luego llegaron con un capítulo cada uno José Adames, Marcos Diplán, José Domínguez y Michael Ynoa, que se alzó con el rescate (2).

El grupo dejó en cinco inofensivos imparables al equipo de casa. Perdió Brody Koemer (1-3), que solo estuvo 1.2 entradas.

Unos potros que se fueron de 6-0 con hombres en posición de anotar y que dejaron a siete corredores en las bases.

Las carreras

Las cuyayas lo hicieron todo en el segundo con tres vueltas, luego de dos outs. Francisco Peña recibió base por bolas, Sosa pegó sencillo al jardín central, Juan Lagares le siguió con imparable productor por el medio del terreno que sacó del montículo a Brody Koerner y en su lugar entró Adonis Rosa.

De inmediato transfirió a Roel García y Ravelo le pegó cañonazo al izquierdo que envió a dos compañeros al plato antes de Brian O’Grady poncharse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here